La Calefacción en españa

Con la llegada del frío a España son numerosas las familias que empiezan a ameritar de la calefacción, todo para conseguir ese cálido confort necesario durante las bajas temperaturas que no son muy agradables para algunos.

No todos los hogares requieren del mismo sistema, esto es debido a que la elección de un sistema de calefacción depende de donde esté ubicada la vivienda, la climatología, el tamaño, el número de habitantes, entre otros elementos de suma importancia.

Estudios revelan que el consumo energético de los españoles se debe en un 70 por ciento a la calefacción, la cual es catalogada como un mecanismo ineficiente que supone un despilfarro de energía y dinero, si no se le da el uso adecuado y racional.

calefacción, calefacción eléctrica, calefacción gas

Tipos de calefacción utilizados en España

La mayoría de los hogares en España cuentan con algún tipo de sistema de calefacción, el cual debe ser adaptado según la vivienda donde se encuentra, ya que no todos funcionan de la misma manera, por lo que se debe elegir el que se considere más adecuado para la edificación.

Calefacción de gas

Esta resulta una de las más utilizadas entre las viviendas de España. Es catalogada por expertos como una energía limpia y sin contaminantes. Puede funcionar con diferentes tipos de combustible: gas natural, gasóleo y/o gas propano.

El gas natural no requiere ser almacenado ni distribuido, lo que representa un alivio para los que lo deseen usar. El gasóleo es un poco más contraproducente, debido a que debe ser almacenado en tanques dentro de la casa.

Este podría generar altos niveles de contaminación, sin embargo, es importante resaltar que es el más aplicado para calentar los hogares más grandes y extensos de la ciudad.

El último es el más apropiado para hogares en poblaciones pequeñas, debido a que tiene gran alcance, superior al gas natural y parecido al gasóleo, el gas propano puede ser almacenado en la parte exterior de la vivienda.

Calefacción eléctrica por acumulación

Es el caso en que la electricidad pasa a convertirse en calor como resultado de las resistencias que existen en el interior de cada calefactor eléctrico, estos transforman la electricidad para convertirla en calor.

Este tipo de energía no consume oxígeno ni emite gases contaminantes. Asimismo, no requiere de mantenimiento permanente, Ya que solo con limpiar periódicamente el filtro del aire, está hecho todo el trabajo.

Económicamente este mecanismo tiene un coste mayor que el sistema de calefacción a gas, debido a que eleva en grandes proporciones la tarifa eléctrica del hogar.

Calefacción eléctrica por convectores

Dicha calefacción trabaja a través de una resistencia que calienta el aire que circula por el interior de los convectores, es un sistema muy útil para las viviendas que se ubican en zonas altamente cálidas.

Una de sus grandes ventajas es que su instalación es menos costosa y proporciona agua caliente sin ninguna complejidad. Sin embargo, su desventaja es el alto coste de su funcionamiento y su alto consumo, incluso cuando no se está usando.

Calefacción por emisores termoeléctricos

Este mecanismo es capaz de transmitir calor por medio de un aceite térmico sensible al calor a través de una resistencia eléctrica protegida por un tipo de acero especial. Cabe destacar, que cada radiador trabaja por sí solo y puede estar enchufado en cualquier sitio sin obras.

Su mayor ventaja es que, aunque los apaguen continúan irradiando calor por largas horas, a su vez son más seguros que los radiadores de agua debido a que el aceite no causa presión interna.

Calefacción por suelo radiante

Se trata de un conjunto de cables eléctricos o tuberías por las que pasa el agua a elevadas temperaturas, dicho sistema se oculta bajo el suelo del hogar desprendiendo calor y propagándose de abajo hacia arriba a fin de calentar tanto el piso como el ambiente completo del lugar.

El suelo radiante permite ahorrar entre 10 y 30 por ciento el consumo de la calefacción, asimismo proporciona un calor agradable sin necesidad de resecar el ambiente.

La desventaja que posee es que en un principio la inversión resulta muy elevada ya que hay que levantar todo el pavimento del lugar y requiere de bastante tiempo para llegar a la temperatura deseada. Sin embargo, a largo plazo los costes se reducen considerablemente y permite ahorrar energía.

Calefacción por bomba de calor

¿Has escuchado hablar de la calefacción en invierno y aire acondicionado en verano? Pues es el caso de este aparato, el cual brinda estas dos opciones a través de un sistema único, asimismo reduce la inversión e instalación.

Es considerado como uno de los mejores sistemas de calefacción, ya que consume menos energía para llegar a la temperatura requerida. Su cuidado es mínimo, solo con limpiar el filtro de aire cada cierto tiempo es suficiente.

Puedes saber más sobre las calderas y las chimeneas.

Datos interesantes sobre la calefacción en España

Estudios revelan que el 57 por ciento de los españoles piensan que la calefacción amerita un desembolso económico y que aún no está al alcance de la mayoría, por lo que no se ajusta a la realidad de muchos.

Por otra parte, un 40 por ciento de las personas en España deja encendida la calefacción al salir de su hogar, lo que se considera como un mal uso de la energía, ya que se despilfarra y ocasiona un gasto de dinero, además de impactar negativamente en la factura eléctrica y el medio ambiente.

Este mismo estudio realizado por la encuestadora española Tyco, revela que el 71 por ciento de los consultados, aseguran que podrían ahorrar mucho con la calefacción sin reducir su comodidad, solo con prenderla cuando van a estar en casa y apagarla al salir de ella.

¡Los cálculos lo dicen todo!

Cerca de un 15 por ciento de las viviendas españolas no usan ningún sistema ni tipo de calefacción ¿motivos? Puede ser su alto coste o por el gusto de cada familia.

Viéndolo desde otra perspectiva, el 10 por ciento de los hogares utiliza una calefacción centralizada en la que la fuente de calor es proporcionada a varias viviendas, mientras que más del 25 por ciento de las familias cuenta con calefacción individual, la cual es independiente y se encuentra separada de los demás.

Estos estudios demuestran que a pesar de que muchas familias españolas dedican su energía a calentar su vivienda, hay un número importante que no lo hace, ya que son numerosos los motivos que alegan estas familias entre los cuales destacan su ubicación y el alcance económico.

Factores que influyen en la calefacción y su consumo energético

El consumo energético en una vivienda dependerá de factores como el tipo de sistema de calefacción que se utilice en la edificación. Sin embargo, existen otros factores que influyen en la eficiencia energética de un hogar.

Aislamiento térmico

Aquellos edificios que se encuentran aislados térmicamente, son mucho más eficientes que los que no. Según datos gubernamentales, las viviendas en España con aislamiento térmico son por lo menos un 50% más efectivas energéticamente que otras que no lo tienen.

Utilización del inmueble

El modo de vivir de los habitantes de un inmueble puede influir enormemente en su eficiencia energética, ya que aquellos que tienen malas costumbres como dejar las luces o la calefacción encendida al no estar en la casa, producen un mayor gasto y desperdicio de energía.

Mejoras que se pueden realizar

El constante mantenimiento de una vivienda permite que esta perdure y funcione de manera más eficiente, por ello es necesario invertir en reparaciones de bajo coste, hacer el mantenimiento preventivo al sistema de calefacción y detectar o neutralizar las fugas de aire, todo con la finalidad de ahorrar energía.

En este artículo podrás encontrar más información relacionada.

Si quieres conocer más sobre el tema puedes ver el siguiente vídeo: