Ahorro de energía en calderas

Las facturas energéticas aumentan todos los años, erosionando el poder adquisitivo de las familias españolas, para ahorrar hay que elegir comercializadoras con ofertas como Iberdrola o otras. Casi siempre la calefacción y el agua caliente son los principales responsables del consumo energético, muy por encima de los electrodomésticos y la iluminación.

Por lo tanto, para ahorrar energía y dinero, una estrategia efectiva es apuntar al ahorro de energía en calderas. Existen muchas maneras de reducir tu factura de calefacción, desde soluciones costosas y radicales hasta simples cambios en el comportamiento que no te costarán nada de dinero.

El ahorro de energía en calderas no solo te permite reducir tus gastos, sino que ayudarás a la reducción de emisiones contaminantes. La energía que no consumes no debe ser generada, reduciendo así los costes ambientales y económicos asociados.

Te presentaremos las soluciones para lograr este ahorro de energía en calderas, priorizando aquellas que requieran poca inversión y tratando de evitar aquellas que requieran una renovación energética completa de tu hogar.

Si quieres saber más de calderas a gas, calderas de leña, normativa de instalación de calderas, mantenimiento de caldera, tarifas de calderas, ayudas a instalación de calderas, visita nuestro portal web.

 Ahorro energía calderas, Ahorro energía calefacción, Ahorro en energía

Ni muy frío, ni muy caliente

Aunque las calderas están optimizadas para el calentamiento, cada grado adicional que se calienta el fluido dentro de ellas, aumenta la diferencia entre la temperatura externa y la interna. Esto recibe el nombre de gradiente térmico.

Un mayor gradiente térmico inevitablemente aumentará las pérdidas de calor y el gasto energético. Así que para lograr un ahorro energético en calderas te recomendamos:

Encuentra la temperatura ideal de la calefacción

Cuando se trata de calefacción, la temperatura óptima para la máxima comodidad de los seres humanos ronda los 21 °C. Este es un promedio, y puede cambiar para cada persona, pero recuerda que cada grado adicional aumentará aproximadamente un 8% la factura de calefacción.

El agua caliente, mejor templada

Aunque las calderas para producir agua caliente vienen normalmente reguladas a 70°C por defecto, ajustar la temperatura por debajo de los 60 °C permite ahorros significativos.

Ajustando tu calefacción de forma inteligente

Se puede ahorrar mucha energía programando la calefacción o ajustando la temperatura de cada espacio para la función que tienen dentro de nuestro hogar. Nuestras recomendaciones son:

Instala un termostato programable o inteligente

La instalación de un termostato ambiental programable permitirá reducir el uso de la caldera durante los períodos en que su hogar está vacío. También permite calentar de forma gradual tus espacios antes de que llegue, reduciendo la energía requerida y también las pérdidas de calor.

Por otra parte, los termostatos inteligentes son una adición relativamente reciente. Permiten alterar el comportamiento de la calefacción en forma remota, por ejemplo, mediante teléfonos inteligentes.

De esta forma cuando vuelvas a casa, incluso si no es a la hora habitual, el termostato puede activar la caldera para que lentamente alcance una temperatura confortable.

Los termostatos inteligentes, a diferencia de los programables, pueden aprender y adaptarse a la forma particular en que tu hogar se caldea. De esta forma con cada uso se ajustará mejor a tus necesidades.

No olvides ajustar los radiadores

Hoy en día los radiadores de agua caliente son los más comunes en los hogares con calefacción central. La gran mayoría de ellos posee válvulas termostáticas que permiten ajustar la temperatura del radiador a las necesidades de la habitación.

Es posible entonces reducir la temperatura de un espacio que apenas se usa, por ejemplo, una habitación de invitados desocupada. De esta forma se puede priorizar el consumo energético para calentar aquellos lugares donde realmente importa.

Incluso los radiadores de vapor, aunque cada vez se usan menos, son regulables. Ajustar la válvula termostática en un radiador de este tipo puede permitir alcanzar un ahorro energético en calderas de vapor.

Ventila tu hogar sin perder calor

Es una buena costumbre invernal ventilar las habitaciones para renovar el aire y para deshacerse de molestos olores y de la humedad. Lamentablemente la forma más común de hacerlo (apagar la calefacción y abrir las ventanas) también puede producir una gran pérdida de calor. Por esto:

No exageres con el tiempo de ventilación

Se trata de renovar el aire, no de permitir que las paredes se enfríen. Si aún ventilas tus espacios manualmente, entre 5 y 10 minutos es suficiente para lograr la renovación del aire sin enfriar las paredes. En todo caso recomendamos instalar una ventilación auto-regulable con recuperación de calor.

Ventilando eficientemente

La ventilación mecánica controlada (VMC) permite ventilar tus espacios de forma que la humedad y el aire fresco estén bajo control. Los sistemas modernos permiten reducir las pérdidas de calor haciendo pasar el aire a través de un intercambiador de calor para recuperar la energía.

Si deseas mantener una buena calidad de aire en tu hogar, instala un sistema de ventilación mecánica controlada de doble flujo. Mantener la humedad adecuada también es importante para la comodidad de los habitantes.

El calor debe ir a donde se necesita

Para que el sistema funcione adecuadamente, debe buscarse la reducción de las pérdidas de calor que existan dentro del sistema. Por esto te sugerimos:

Fundas aislantes en todas las tuberías

Todas las casas nuevas están obligadas a mantener un aislamiento adecuado de las tuberías que conducen agua caliente hacia los radiadores o hacia los grifos. Pero si tu casa es antigua, deberías considerar instalar fundas de polietileno alrededor de todas las conducciones de agua caliente.

Mantén tus radiadores limpios y despejados

Todos los emisores de calor funcionan por convección y/o radiación. Por lo tanto, es importante limpiar los radiadores para facilitar el intercambio de calor con la habitación. Así que asegúrate de:

No cubrir los radiadores ni colocar objetos sobre ellos.

No colocar muebles que puedan obstaculizar el flujo de aire alrededor del radiador.

Desempolvar regularmente los radiadores. Hasta una fina capa de polvo reducirá su eficiencia.

Sustituye una caldera antigua e ineficiente

Aunque muchas de las medidas anteriores permiten aumentar la eficiencia y reducir el consumo de cualquier caldera, a veces se requiere un cambio radical.

En el mercado existen muchos modelos de caldera que pueden reducir hasta en un 40% su consumo energético. Las nuevas calderas de condensación son tan eficientes que la inversión inicial se puede compensar en pocos años con el ahorro energético.

Calderas de alta eficiencia energética

El ahorro energético de las calderas de condensación se logra recuperando el calor de los gases de combustión, que de otro modo se perderían, para precalentar el agua que vuelve de los radiadores.

Esta tecnología se ha usado ampliamente en la industria para lograr ahorro de energía en calderas industriales, pero desde hace unos años los modelos residenciales se han vuelto más comunes y económicos.

Si quieres aprender más sobre cómo ahorrar energía, aumentar la eficiencia térmica de tu hogar o leer sobre otro interesante tema energético puedes encontrar más información en este artículo.

En el vídeo podrás informarte si en términos de ahorro energético debes o no apagar la calefacción al salir de casa.