Calefacción a gas: ¿cómo pasar el invierno?

La calefacción a gas se puede definir como un tipo de calefacción cómodo, limpio y seguro, que puedes instalar en una vivienda o en cualquier local para pasar el invierno. Y se trata de uno de los sistemas que es más utilizado en España, sobre todo porque está relacionado con un coste barato, en comparación con otros sistemas como el suelo radiante eléctrico.

Las ventajas de la calefacción a gas son muchas y no sólo porque consumen gas natural que es muy barato, sino que también se ha convertido en uno de los tipos de calefacción más común para poder transmitir calor. En las siguientes secciones sabrás cómo funciona este sistema, cómo ahorrar con la calefacción de gas y cuáles son los aspectos más importantes que debes tener en cuenta.

Si quieres más información sobre precios de calefacción a gas natural, calefacción a gas butano, calefacción eléctrica, chimeneas, opiniones sobre la Calefacción a gas, calefacción de gas o eléctrica, o buscas un comparador de gas.

calefacción gas, Calefacción, calefacción gas España, Calefacción

Cómo funciona la calefacción de gas natural

La calefacción a gas funciona instalando un sistema de calefacción que requiera el uso del gas natural. Para ello, es necesario que se instale una caldera de gas y que se conecte a un sistema de tuberías por los cuales circulará el agua. De esta manera, esto se convertiría en una calefacción de gas natural que puede distribuirse por toda la casa. La ventaja de este sistema es que puedes repartirlo en las habitaciones principales y también secundarias, colocando en cada una de ellas radiadores, ya que estos son los elementos que se encargarán de irradiar el calor, transmitiéndolo hacia la el ambiente en cada lugar.

A diferencia de una estufa, en el radiador el calor transmitido es posible gracias a la transferencia de calor generado desde el agua que pasa por el mismo. Sin embargo, la estufa transmite su propio calor, irradiándolo hacia el exterior.

Características de los radiadores

La principal función de estos radiadores es transmitir el calor como ya hemos expresado, y cumplen con algunas características fundamentales. Una de ellas, es que no emanan gases ni ningún otro elemento ya que solo se encarga de irradiar el calor generado por el agua que la atraviesa.

Este sistema, en colaboración con la caldera de gas, tiene gran importancia, ya que esta última se encarga de calentar el agua para que luego pueda pasar por los radiadores y generen el calor necesario.

Los radiadores pueden tener distintos costos, aunque esto también depende del tipo de radiador que quiera colocar. En el mercado existen muchos diseños y modelos, como por ejemplo radiadores con diseño con pintura en polvo de alta calidad, y la mayoría de ellos incluye sus accesorios.

Cada modelo particular lo puedes instalar en una habitación, aunque también sirve para instalarlo en el cuarto de baño, o en cualquier otra aria de la vivienda. Y finalmente, sus costos pueden ir desde unos 100 euro hasta 500 euro o más, dependiendo del diseño y la tecnología.

Cómo ahorrar gas en calefacción

Cuando se trata del ahorro de cualquier elemento en el hogar, debes comprender que tienes que realizar algunos cambios de hábito como usuario. Cuando tenemos una calefacción a gas o eléctrica, siempre debemos pensar en el ahorro en la factura del gas o la electricidad, según sea el caso. Y en invierno, es necesario hacer hincapié en los trucos que nos pueden permitir alcanzar estos objetivos, sobre todo en cuanto a la calefacción que nos hace tanta falta en esos días.

Consejos para ahorrar en tu factura del gas

Céntrate en apagar la calefacción cuando no la estés utilizando. Se trata de una excelente medida en vez de dejarla encendida cuando no estemos en casa.

Debemos cuidar de no pasarnos de la temperatura, ya que para mayor confort es mejor que se encuentre entre los 18 y 21°. Debemos tener presente, que cada grado que incrementamos, supone un incremento en la factura al final del mes.

A pesar del precio de la instalación de la calefacción de gas natural, debemos recordar que se trata de una inversión, así que tenemos que realizar los mantenimientos periódicos necesarios. Cada cierto tiempo, se debe realizar una revisión visual a la caldera y los radiadores, y estos últimos se deben de purgar una vez al año.

Debes evitar tapar los radiadores, evitando las posibles pérdidas energéticas que supondrían un esfuerzo adicional para poder transmitir el calor necesario para calentar la habitación o el lugar donde se encuentren radiador.

A pesar de tener la ventaja de que los radiadores se pueden colocar en cualquier parte del hogar, solo céntrate en calentar aquellas habitaciones útiles. Es mejor sea para el radiador correspondiente a aquellas habitaciones en donde no existan personas.

Cómo elegir la mejor caldera para la casa

Como explicamos desde el inicio, dentro de los equipos de calefacción que se utilizan en las viviendas, las calderas de gas cumplen con un rol fundamental en conjunto con los radiadores. No obstante, nos encontramos ante la realidad de que en el mercado existen distintos tipos de calderas, con diferentes sistemas, y cada uno de ellos posee sus propias características.

Tipos de calderas existentes

Debido a las innovaciones, las investigaciones y los estudios de los últimos tiempos, se pueden distinguir por su funcionamiento, para su uso en los sistemas de calefacción a gas, entre estos tipos de caldera a gas:

Calderas gas estancas: forman parte de los sistemas de calefacción más populares, a diferencia de la calefacción de gas butano que es barato pero más contaminante. Tienen sellada la cámara de combustión, tiene un funcionamiento muy seguro, y el aire no mantiene contacto con los gases producidos durante la combustión.

Calderas de gas de bajo NOX: muy similares a las calderas mencionadas anteriormente, basan su diferencia en el diseño, ya que ofrecen un índice de emisión de óxido de nitrógeno mucho más bajo.

Calderas gas atmosféricas: en comparación con los modelos ya mencionados, la cámara de combustión se encuentra abierta.

Caldera gas de condensación: muy similares a las calderas estancas, basan su funcionamiento en que reutilizan la energía generada en la combustión. Tienen un rendimiento que puede ser mayor a las anteriormente mencionadas, además, permiten ahorrar energía, y mejorar la producción de agua caliente.

A la hora de decidir tu tipo de calefacción, puedes consultar en este sitio los comentarios que nos facilita Endesa.

Si quieres ahorrar gas en calefacción, puedes consultar aquí.

En el vídeo puedes informarte acerca de cuál es la mejor calefacción.